Archivo | octubre, 2010

El museo al aire libre que Sevilla no apreció

9 Oct
La Expo fue un museo al aire libre durante seis meses. Pabellones diseñados por arquitectos de renombre, mobiliario urbano singular y con firma de artistas como Javier Mariscal o Alberto Corazón y piezas escultóricas y pictóricas obras de reconocidos artistas, muchas de las cuales ya no están porque Sevilla no les dio el valor y olvidó conservarlas. Lo que pasó con los pabellones es conocido, pero lo ocurrido en torno a algunas piezas de arte roza el drama y el expolio.
El pintor Ricardo Suárez señala que «lo más sangrante» ha sido lo ocurrido con el mural de Matta, que el Ayuntamiento dice que va a restaurar cuando «ha perdido el 75% y jamás se va a quedar igual, a no ser que intervenga el propio autor será un pastiche», pero que ese no es el único caso. La responsabilidad recae en las administraciones pero también, señala, en los propios artistas, que han guardado silencio ante el abandono de su obra. Sigue leyendo